Mobiliario urbano GirodMedias

Avances tecnológicos en el mobiliario urbano

Cuando uno mira las ciudades de hoy en día y las compara con las de hace unas décadas, puede darse cuenta fácilmente que los espacios urbanos han evolucionado mucho. Una de las principales razones ha sido la irrupción de la tecnología, haciendo que se construyan accesorios y muebles urbanos con una nueva perspectiva y haciendo virar el mobiliario urbano con una visión puesta sobre todo en lo que ahora se empiezan a llamar “smart cities” (ciudades inteligentes).

En la web de obrasurbanas.es se pueden encontrar varias noticias vinculadas con los avances tecnológicos en el mobiliario urbano. Ponemos un par de ejemplos:

  • Ascensores sin cables: la empresa de ascensores ThyssenKrupp ha presentado hace poco lo que vendría a ser el primer ascensor sin cables. Se trata de tecnología que usa la energía magnética y eso permitiría moverse tanto verticalmente (de arriba a abajo) como horizontalmente, de un punto a otro. Las principales ventajas de esta nueva tecnología serían el aumento de la capacidad y una mayor eficiencia, ya que se reduciría notablemente el consumo de electricidad. También reducirían el espacio que ocupan, ya que actualmente la instalación de un ascensor en un edificio es una tarea complicada que se come muchos metros cuadrados.
    Estos ascensores también podrán mejorar la comunicación entre dos puntos cercanos en donde no hace falta o no es posible poner servicio de metro u otro tipo de transporte urbano, como por ejemplo la distancia ente terminales de un aeropuerto, etc. Si todo va bien este equipamiento podría ya probarse el año que viene, 2016.
  • Baldosas inteligentes: una nueva versión del iPavement ha llegado ya para mejorar la experiencia turística de las ciudades. El principal objetivo es poder determinar a tiempo real cual es el tránsito en una determinada calle o plaza, acertando en un 92,7%. Estos datos ayudan también a mejorar la seguridad y a optimizar los planes de transporte y movilidad en las ciudades en donde se encuentra instalado. Lo mejor de todo es que no hace falta que todas las baldosas de una calle sean sustituidas: simplemente con el 0,21% de ellas en espacios abiertos y el 0.09% en los espacios cerrados es suficiente. Aportan, además, wi-fi para poder mejorar la conectividad a Internet, cosa muy agradecida por los turistas. Esta tecnología se probó en Nueva York en su momento y hace poco también se probó de Madrid, en la Perta del Sol (las baldosas son muy resistentes y no tienen problemas con las altas o bajas temperaturas ni el agua).

Similar a esta iniciativa existe también el “pavimento inteligente”, que se usa para registrar digitalmente los grandes eventos, y así mejorar la relación establecida con los equipos de emergencia, ya que solo con monitorizar la zona pueden obtener muchos datos que antes no se podían conseguir de ninguna manera.

Son solo dos ejemplos, pero mirando un poco nuestras calles podemos hacernos a la idea de la cantidad de elementos que existen: semáforos cada vez más inteligentes, dispositivos de riesgo automático, cargadores de vehículos eléctricos, etc. El futuro está cada vez más cerca.