vestidos de novia

Trucos fotográficos para vestidos de novia

Fotografiar un vestido, u otro tipo de ropa, tiene sus trucos si se quiere hacer bien. En el caso de los vestidos novia barcelona para novia es aún más importante hacerlo lucir, ya que para las mujeres que vean estas fotografías se puedan convencer sobre cuál será el mejor vestido, puesto que ellas esperan estar relucientes el día de su boda. Si les mostramos fotografías de vestidos en donde no luzca ni el tejido ni la técnica, difícilmente los podremos vender.

Así pues, ¿qué debemos tener en cuenta?

  • En primer lugar, pensar si queremos hacer fotos con modelo o no. Tanto si optamos por una opción o por otra, esta tendrá que ser la opción mayoritaria en nuestro catálogo (tanto papel o web). Nosotros recomendamos que se hagan las fotos con modelo, porque así el vestido se ve puesto y te puedes hacer a la idea de cómo queda una vez puesto. Para la elección de modelos tenemos que tener en cuenta que no solamente se deben escoger personas delgadas y muy bien dotadas, sino que deben ser variadas, mujeres reales. Si se hacen sin modelo, los vestidos se deben colocar en una superficie plana y evitando todo tipo de arrugas. Otra opción es el uso de maniquís, que si disponemos de ellos podemos usarlos y así no tendremos que gastar dinero en modelos.
  • Acompaña las fotos con detalles: una de las cosas más importantes a la hora de escoger sin tener el material delante es poder hacerse una idea del material con qué está hecho el vestido o los detalles y repuntes que contiene. Si el vestido tiene alguna cosa especial, vale la pena destacarlo: se pueden sacar un par de fotos de zonas muy concretas y acompañarlas en la foto del vestido. Por ejemplo: haciendo que el vestido ocupe la página entera y luego a un lado, una pequeña redonda o cuadrado con la foto del detalle. Igualmente esto no debe substituir que en el pie de la foto se hagan todos los comentarios informativos pertinentes (material, diseñador, precio, etc.)
  • Vigilar con la luz: Cuando se fotografían vestidos, como en muchos otros ejemplos, una cosa muy importante es que el fondo de la fotografía sea blanco para así resaltar mejor el producto en sí. En este caso es un poco diferente porque los vestidos de novia suelen ser casi todos de color blanco, por lo que un fondo del mismo color podría ser contraproducente porque no destacaría nada. En este caso es mejor optar por un fondo un poco más oscuro, aunque sin pasarse: un gris roto podría ser muy buena opción.

Si las fotografías están pensadas para mostrarse en un catálogo de papel, entonces aseguraros que las fotos se están haciendo en máxima resolución, para no tener ningún problema a la hora de imprimirlas o incluso ampliarlas. En caso de ser solo fotografías para web, la calidad puede ser más baja. Aún así, siempre es mejor hacerlas con muy buena resolución porque luego siempre se está a tiempo de reducir, mientras que si se hace al revés, no.