carillas dentales

Carillas dentales, la tecnología aplicada a la salud dental

La odontología de hoy en día ha recorrido un largo camino para modernizarse en el siglo XXI. La odontología es una práctica necesaria para nuestra salud bucal que se ha ido reinventando a lo largo de los años gracias a las investigaciones y a los avances que se han desarrollado de forma vertiginosa.

Las innovaciones en tecnología han permitido la evolución y revolución de nuevos sistemas, tratamientos y aplicaciones como las carillas dentales de porcelana para cubrir las necesidades del cuidado de nuestra salud y estética bucodental. En resumidas cuentas: la odontología ofrece servicios seguros, sencillos, prácticos e indoloros.

Ante la necesidad de acudir al dentista, la gran mayoría lo pasaba mal y tenía temor a causa de los sistemas de diagnóstico de esta rama de la medicina que eran, en ocasiones, dolorosos. Los avances han permitido para la identificación y el diagnóstico de las diversas patologías de la cavidad bucodental. Encontramos tratamientos que se corrigen con láser (como por ejemplo las caries o el blanqueamiento dental).

En cuanto a carillas dentales hemos podido visualizar un gran proceso en cuanto a la metodología y los sistemas. Las carillas se emplean para restaurar la morfología dental (huecos, deformaciones, dientes teñidos…). A día de hoy encontramos diversos tipos de carillas, dependiendo del material con el que han sido elaboradas.

  • Carillas dentales composite: confeccionadas con cerámica acrílica de gran resistencia.
  • Carillas dentales de porcelana: como su nombre indica están elaboradas de porcelana, otorgando a nuestra dentadura un esmalte idéntico al natural.
  • Carillas Lumineers: son finas láminas que no requieren anestesia que se crean mediante un diseño digital personalizado.

Las técnicas y sistemas que se emplean hoy en día son muy innovadores gracias a las nuevas tecnologías. En un máximo de tres sesiones se aplican las carillas de forma indolora, efectiva y rápida. Se estudia las necesidades del paciente y se diseña y confecciona la carilla de forma completamente personalizada. Tanto el adhesivo como la composición de la carilla son completamente compatibles biológicamente con nuestro organismo. La innovación de instrumentos y aparatos han permitido que se apliquen tratamientos de forma sencilla, permanente e indolora.

Generalmente en la primera sesión se lima superficialmente la zona frontal del diente y se mide exactamente la dentadura y la zona donde se va a implantar la carilla. Posteriormente, en el laboratorio, se configura y diseña la carilla (color, forma, brillo…) en función de las necesidades del paciente. En otra sesión se procede a adherir la carilla con un pegamento especial. Después de la aplicación de este tratamiento indoloro puedes hacer una vida normal (come, beber…). En algunas ocasiones, sin embargo, se receta un dentífrico específico para usar durante un máximo de dos semanas para evitar posibles bacterias bucales.

Los avances tecnológicos han permitido actualizar el sistema de la odontología y la estética dental para ofrecer a los pacientes la mejor atención y seguridad con el menor riesgo. La aplicación de las nuevas tecnologías en la salud es sinónimo de rentabilidad para el bienestar de la sociedad. Un salto cualitativo de gran magnitud tanto para profesionales como para pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *