tecnologia y futbol

Cuando la tecnología llega al fútbol

Hace unos días se publicaba un informe titulado El futuro del fútbol en el que se pronosticaba cómo evolucionará este deporte en los próximos años debido al avance de las nuevas tecnologías. Hasta ahora, la tecnología no ha tenido mucha influencia real en la forma en que se practica este deporte en las ligas profesionales ya sean de futbol 11, futbol 7 o en las ligas de futbol sala, salvo algunos detalles puntuales como mejorar los materiales con las que se realizan las equipaciones de los futbolistas o cambiar las instalaciones de los estadios. Mientras otros deportes sí han incluido adelantos tecnológicos en aspectos como el arbitraje –en el rugby americano, por ejemplo, existe un sistema de repetición instantánea que permite a los árbitros revisar una jugada-, el fútbol se ha resistido a ello hasta ahora. En Escola Vitae ciclos formativos y centros similares relativos al mundo del deporte y en las escuelas donde se forman los futuros árbitros no se incluyen este tipo de contenidos, lo que hace pensar que las novedades van a ser difíciles de introducir.

Por otro lado, además, muchos aficionados consideran que se perdería parte de la emoción del deporte, que gira en torno a la polémica por las decisiones arbitrales.

Tecnología y fútbol

Sin embargo, a pesar de estas resistencias, lo más probable es que la tecnología se acabe introduciendo en los campos de juegos, como pronostica el estudio publicado recientemente. Según este estudio, en el 2020 la equipación de los jugadores llevará incorporadas cámaras y sensores para poder detectar con total fiabilidad cuestiones como el fuera de juego, ya que se sabrá la posición exacta del jugador dentro del campo. Estos mismos sensores podrán ser utilizados para controlar aspectos fisiológicos de los jugadores, que serán enviados a los entrenadores en tiempo real. De esta forma no solo se podrán detectar problemas de salud antes de que sucedan, sino también saber qué jugador está más cansado o cuál de ellos está teniendo un mejor rendimiento físico.

Otro adelanto que también parece factible en un futuro cercano es la interacción entre los aficionados y los futbolistas a través de las redes sociales y las aplicaciones móviles. La extensión de estos dispositivos ha permitido que la interacción con los seguidores se extienda mucho más en ámbitos como la música o el cine, pero en el fútbol aún no existen muchas aplicaciones que permitan comentar los partidos en directo con otros aficionados o interactuar con los jugadores y los entrenadores, por lo que es de prever que aparezcan. En un futuro aún más lejano, el informe también prevé la posibilidad de que exista una simulación sensorial que hará sentir a los aficionados que son ellos los que están jugando, o incluso que estos habiten auténticos jugadores androides que jugarán por ellos en partidos reales. Eso sí, para eso aún tendremos que esperar un poco, aproximadamente hasta el 2060. Mientras tanto tendremos que conformarnos con adelantos tecnológicos que parecen mucho más cercanos, como los que tienen que ver con las redes sociales o los que se centran en mejorar la equipación de los jugadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *