Las lavanderias y el medio ambiente

Las lavanderias y el medio ambiente

Lavanderías industriales BugaderiaSOSNET.com y empresas similares, necesitan una gran cantidad de energía para funcionar. Las distintas máquinas que utilizan para lavar, secar y planchar la ropa son maquinaria pesada que está conectada todo el día y que requiere un importante aporte energético. A ello hay que añadir el gran consumo de agua de este tipo de establecimientos, que es muy elevado por las propias necesidades de la actividad que desarrollan. Por todo ello, muchas lavanderías están empezando a apostar por formas de reducir el consumo de agua y energía, a la vez que tratan de mejorar la eficiencia energética del establecimiento.

Los efectos de las lavanderias y el medio ambiente

Uno de los primeros pasos en este sentido es elegir maquinaria que tenga una buena calificación energética. La calificación energética indica el grado de eficiencia de cualquier aparato eléctrico, por lo que cuanto mejor sea ésta, menos energía consumirá para hacer las mismas funciones que otro aparato similar. Sustituir la maquinaria vieja por una nueva que sea mucho más eficiente energéticamente puede reducir el consumo hasta un 30%, lo que hace que la inversión se rentabilice enseguida. En un momento en el que asistimos a continuas subidas del precio de la electricidad, reducir un tercio la factura de la luz no solo beneficia al medio ambiente porque bajamos el consumo, sino también a las cuentas del establecimiento. En lo que se refiere al gasto de agua, su consumo es mucho más difícil de reducir, aunque existen medidas que se pueden adoptar. Por un lado, las nuevas maquinarias no solo consumen mucha menos energía, sino también menos agua; por otro, podemos reducir el impacto ambiental del agua que se utiliza en el establecimiento. Por ejemplo, utilizando detergentes biodegradables que no dañan al medio cuando vuelven al ecosistema. Estos detergentes son algo más caros que los que se utilizan normalmente, pero la diferencia de coste no es muy elevada, y la apuesta ecológica puede merecer la pena también de cara a atraer nuevos clientes. Otra opción es instalar sistemas de depuración de vertidos en el propio establecimiento. Estos sistemas ya se utilizan en las viviendas que se edifican siguiendo los criterios de la bioconstrucción, pero pueden utilizarse también en empresas y locales comerciales. Su cometido es filtrar y depurar el agua antes de que salga del edificio, separando residuos de distinto tipo y reutilizando para otros usos la que pueda ser aprovechable. En el caso de una lavandería, estos sistemas pueden reducir considerablemente el impacto en el medio ambiente, ya que casi la totalidad de los residuos que se producen en ella es el agua que se ha utilizado para los distintos procesos de lavado y aclarado. Si a estas medidas añadimos otras más comunes como utilizar lámparas led o mejorar los sistemas de aislamiento para reducir la necesidad de refrigeración y calefacción, nuestro establecimiento puede mejorar mucho su eficiencia energética y su respeto por el medio ambiente. Si lo logramos, las ventajas son muy numerosas, tanto para nuestros bolsillos como sobre todo para el entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *