tecnologia ropa de trabajo

Tecnología en la ropa de trabajo: ¿ciencia ficción?

Las nuevas tecnologías avanzan casi a diario. Lo que hace unos años era impensable, hoy parece romper toda previsión. Casi sin darnos cuenta, podemos ver televisión en nuestro móvil, podemos conocer la previsión meteorológica en plena montaña, podemos indicarle a un GPS a dónde queremos ir para que nos lo indique… incluso se ha imprimido comida en impresoras 3D!

En el sector de la ropa de trabajo, la tecnología también ha hecho muchos pasos. Por ejemplo, la ropa deportiva. Los mayores avances tecnológicos en ropa se han ido haciendo para mejorar las marcas de los deportistas. La mayoría de veces estos avances luego se han extendido al resto de la población. Algunos ejemplos son los tejidos que aguantan mejor la temperatura corporal (ideal para gente que trabaja en la montaña o con bajas temperaturas) o las mejoras en el calzado (cámaras de aire para saltar más, tejidos transpirables para mejorar la salud del pie, epis mejorados, etc.)

El sistema Recco

Muchas prendas de esquí o montaña llevan un sistema que se llama “Recco”. Mucha gente no sabe que lo lleva, pero es interesante saber para qué sirve.

En la página Solonieve hay un pequeño reportaje del cual destacamos los siguientes puntos:

  • Sus inicios remontan en el año 1973 hubo una gran avalancha en Suecia. A causa de tal desastre, se buscó la manera de obtener un sistema electrónico para localizar víctimas.
  • El prototipo resultante, fabricado junto el Instituto Tecnológico de Estocolmo, se llamó Recco. Permite localizar víctimas mediante un radar. Cabe decir que se empezó a comercializar en los años 80 y al principio pesaba 16 kg!
  • Hoy en día hay más de 600 organismos de salvamento en el mundo que tienen un receptor Recco. Sumado a que muchas prendas lo llevan incorporado sin apenas darnos cuenta, es una solución que ha podido salvar muchas vidas.
  • Funciona con tecnología radar y con el principio de rebote de frecuencia (salvando las distancias, similar al sistema que usan animales como los murciélagos para volar e orientarse).
  • Es importante saber que este sistema funciona muy bien a través del aire y la nieve seca, pero no tanto cuando es muy líquida, ya que el agua absorbe la señal. Es interesante saber que el dispositivo dura prácticamente toda la vida y que alcanza los 200 metros en el aire y los 30 metros bajo la nieve.

Por último, y sólo para poner un ejemplo más de hacia dónde nos dirigimos en este campo, tenemos Android Wear. Google hace así una apuesta de futuro para mejorar el acceso a la información, ideando de momento un reloj que permite leer y responder mensajes y correos electrónicos, consultar la previsión meteorológica  o como llegar a un sitio determinado (en la misma línea estarían también las gafas de Google, que permiten esto e infinidad de cosas más). Con estos dispositivos también podemos crear un plan de entrenamiento personal y calcular pulsaciones, pasos y calorías perdidas.

Pronto será muy común ir a trabajar con prendas que se adaptaran según la temperatura del ambiente, calzados que se adaptaran según si a fuera está lloviendo o hace sol, etc. Lo que hace años nos parecía ciencia ficción, ahora parece estar más cerca que nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *