Yodeyma: tecnología ha revolucionado el mundo del perfume

El mundo de los perfumes, aunque no lo parezca, es uno de los que más ha innovado a lo largo de la historia, como lo está demostrando la marca Yodeyma. Ya desde la civilización sumeria, allá por el año 3.500 aC tenían sus maneras de crear olores para embellecer a las personas, y, sin ir más lejos, Alejandro Magno fue una de las personas que más perfumes usó en toda su vida: se dice de él que usaba tanto perfume que cuando entraba en una habitación ésta ya quedaba perfumada por todo el día.

Un poco de historia

No hace falta repasar aquí toda la historia de los perfumes, para ello existen enciclopedias o incluso museos como el de Barcelona, pero sí que debemos decir que si bien la mayoría de veces se han usado flores para crearlos, es verdad que en algunos periodos se han intentado usar también animales.

Hoy en día la industria ha crecido mucho: se intentan perseguir olores únicos y especiales para sorprender, por lo que no nos resulta extraño si nos dicen que se ha creado un perfume con olor a tintorería o panadería… o incluso perfumes que aumentan el olor cuando hay sudor. Vivir para ver.

Los perfumes de hoy en día y el auge de la imitación

Pero sin duda, una de las cosas que más han cambiado es el auge de los perfumes de imitación. Gracias a los avances tecnológicos se han podido analizar más al detalle los componentes de los perfumes más de moda y, con el coste cada vez más económico de los procesos, es muy fácil el poder imitar cualquier marca en un breve periodo de tiempo.

Normalmente, en la creación de los perfumes intervienen varias fases, como la destilación, la expresión, la extracción (que es cuando la materia prima se junta con los disolventes para absorber la fragancia) o la maceración. Está claro que estos procesos han evolucionado en su forma: no es la misma la técnica que se usaba hace doscientos años que la que hace cincuenta años, y ni mucho menos es la misma que se usa hoy en día. Como hemos comentado, la tecnología ha permito simplificar procesos y los pasos ahora son más cortos.

El mercado también ha evolucionado. La crisis económica ha hecho que poco a poco se vayan buscando nuevas fórmulas de creación y consumo, por lo que en el mundo de los perfumes no es de extrañar que los perfumes de imitación hayan tenido éxito. Ejemplos como Yodeyma han supuesto toda una revolución en el sector. Muchos consumidores lo prefieren por sus grandes ventajas: no solo el precio es mucho más barato, sino que a menudo se puede comprar a granel (aprovechando así los envases que ya se tienen en casa). Además, la calidad es prácticamente la misma: los olores perduran como las que más y la variedad de modelos es infinita, ya que aparte de ofrecer fragancias conocidas, estas empresas han investigado para sacar temas con variaciones, muy útiles por si se sufre algún tipo de alergia o intolerancia a según que sustancias.